miércoles, 28 de julio de 2010

Educación



Esta mañana, escuchando Radio Universidad de Baja California, oí que abordaban el tema del arte en la universidad, no como una carrera sino como una actividad paralela que con el tiempo, eventualmente se volvía también profesional. Y la entrevistadora le decía a una bailarina: "¿Cómo que eres contadora y te gusta bailar?", "¿Cómo que te gustan los números y los negocios pero también el baile?" ¡Increíble! eso parece indicar "zapatero, a tus zapatos", como si los seres humanos fuéramos solamente una rebanada y no todo el pastel.
La entrevistada relató que desde niña estudió canto y luego danza, lo que indica claramente que una educación integral no solamente sirve para que cada individuo conozca y se identifique con la manera de expresar su creatividad y sensibilidad, sino que nos hace ver que es indispensable para mejorar la formación de las personas.
Qué lástima que hasta que estén en la facultad tengan acceso a clases de danza, de artes plásticas, canto, literatura, etcétera, si bien nos va. Qué diferente sería cada ciudadano de este país si toda su vida estuviera en contacto con el arte y se encontrara consigo mismo y con los demás por medio de esas expresiones que subliman la emoción, nos enseñan la mejor manera de expresarnos, de perder miedos, de jugar, inventar, imaginar...
Por eso vuelvo a la misma cantaleta de siempre: la clave está en la educación. Y por eso, porque mi convicción se ve reforzada cada día con detalles como el de esta mañana, seguiré hasta donde me sea materialmente posible con los talleres para niños en Huajuapan y en todo lado donde me reciban para compartir esta pasión por el arte y los niños.
En la foto, la amiga Luca con el grupo ejecutando una danza africana en El Sauzal.

1 comentario:

Alex Escalante dijo...

Creo que alguna vez platicamos acerca de que todos deberíamos, independientemente de lo que hacemos para sostenernos, practicar un arte. El que fuera. Creo que es de lo que hablas, ¿no? Sería un mejor mundo éste, sin duda…