jueves, 2 de diciembre de 2010

Dejar que hablen los ángeles

Esta mañana una voz me pidió leer las cartas de los ángeles. Hacía mucho que no. Y fue esperanzador ver los mensajes porque todo parece positivo dentro de este maremagnum de corrupción y violencia que vivimos en el país, en el planeta.
Mensajes sobre escuchar a los sueños, percibir señales que la música o la vida cotidiana nos confirman para alentar nuestros pasos, para intentar nuestras decisiones, es definitivamente positivo,
Después habrá que enfocarse en esa imagen de lo deseado, hasta encontrar el remanso donde las cosas que suceden no se han contaminado con violencia, falta de trabajo o enfermedad, sino rebosan de armonía permitiendo que nuestra mente haga mejor enfoque de lo que debemos hacer.
Una linda manera de comenzar el día, con la imagen todavía fresca de un venado en el horizonte, allende el mar, en una isla o quizá una colina. Buen augurio la imagen del venado, indica bienestar y elevación, tanto moral como profesional y social, aunque no puede descartarse que para llegar a eso se deba atravesar una larga carretera llena de peligros...

1 comentario:

patriciagomez dijo...

que hermoso esto, en Chile tenemos tan pocas tradiciones, somos un país más seco, no sé si con menos dolores, cada vez que te leo siento que todo lo que ocurre allá es tan grave, tan doloroso que me da verguenza sentirme feliz por cosas simples cuando otros sangran. Me alegro por tus angeles, pediré a los míos que ayuden un poco más por ese lado del continente. Un abrazo