viernes, 28 de diciembre de 2012

Y se termina el año

Convulso, extraño, violentado... pero aquí estamos, sin mella en la esperanza para seguir adelante, con el propósito firme de continuar proyectos: lectura, talleres en Oaxaca, Penal de Barrientos, El Zorrillo aquí en Ensenada... En fin, que no paren las buenas voluntades y los empeños para seguir poniendo ese granito de arena que forma los desiertos.
El árbol está desnudo, dijo Mardonio, la ausencia de sus verdes orejas promete primavera, así que como el año, nos vestiremos de flores cada día que venga, flores de papel o de lata, pétalos de viento o nube. El árbol que era el año sólo está dormido, renovando su savia, tendiendo otro poco sus raíces para brotar de nuevo, para brindarnos otra oportunidad de hacer lo que queremos, lo que debemos, lo que disfrutamos...
Felicidad puede ser cualquier pequeña cosa: ver una flor nacida del pavimento, escuchar un pájaro en el patio, sentir el abrazo del sol, así que deseo felicidades para todos en cada uno de los días que vengan, y que sus corazones crezcan en la luz.
Mapas, Vidas. Collage
Gracias a todos ustedes que me leen, que me escriben, que me alientan. Va mi abrazo.

No hay comentarios: