domingo, 30 de enero de 2011

Un descubrimiento

Se decidió ir a Tijuana el día de ayer, ahora que la hija tiene empleo y que ya no podrá andar de veraneo por esta su casa...
Comimos en el mercado Hidalgo porque nos encantan las carnitas y luego nos llenamos los ojos con todo lo que hay en ese lugar: verduras, semillas y frutas exóticas, cazuelas de barro, chiles secos, dulces regionales -me compré mis palanquetas de cacahuate- y cuanta maravilla. Traje ayocotes para cocinar en la semana...
Luego nos dimos la vuelta por el Centro Cultural Tijuana, pero ya habíamos visto las exposiciones, así que estuvimos viendo libros en la librería recién cambiada de lugar y nos dispusimos a ir en busca de un café.

Paola tenía datos de un lugar que no conocíamos, y ahí nos dirigimos. Se llama Sospeso, su ambiente es moderno y acogedor y no muy grande. Cuando ordenamos y yo pedí un expresso, me dijo que lo elaboraría con un café etíope "amantequillado" muy bueno y yo me quedé sin saber qué esperar con esa descripción. Luego trajeron una pequeña obra de arte en la tacita y al probarlo ¡maravilla! un café sin amargor, con fuerte sabor pero a la vez suave y, efectivamente, con la sensación de mantequilla. El deleite fue instantáneo y estuve muy contenta de haber experimentado esa novedad en el café, aunque lo lamentable es que no me quede a la vuelta de la esquina. El latte de Paola y el capucino también estuvieron deliciosos y nos dieron la energía para el regreso.  Ah, nótese el pequeño florerito que con gusto me hubiera traído de recuerdo, con sus hojas verdes y pequeñas...

viernes, 28 de enero de 2011

Haciendo pruebas

No sabía cómo interpretar la insistencia de las gripas que me atacaron en estas últimas semanas. Era cuestión de, o haber dado tremendo "viejazo", o tener alguna cosa emocional molestando. Mi vida personal en este momento no tiene piedritas en el camino, por lo que ese aspecto fue eliminado. Entonces decidí probar a dejar de oír las noticas. No más Carmen Aristegui, no más noticieros del medio día ni de la noche ni de nada. ¡Bendición! comencé a sanar en seguida y sigo en santa paz.
No es que quiera evadirme del mundo ni apartarme de lo que me rodea, pero creo que no está por demás sacudirme de todo eso de vez en cuando, para recuperar mi fuerza. Porque se requiere fortaleza para vivir cada día sacudidos por la violencia y la injusticia, o más de cerca, por comentarios de personas que, además de mal informadas, son mal intencionadas y expresan opiniones mal sanas sobre cosas que no conocen, y a lo mejor causan molestia pero sobre todo, dejan ver su calibre sin disfraces, y entre más insidioso sea el comentario, más pena causa su pobreza. Por dicha es solamente un frijol en el arroz y puede irse rápidamente al cajón de los olvidos definitivos.
En estos días me entrego de lleno a trazar los planes para el V Festival Mundial de Poesía y para la siguiente presentación de Mujeres que Cuentan, en mi clase con Sofía, en el Club de Lectura, en la exploración del papel para hacer cosas, la cocina, una que otra maceta...la lectura y sobre todo, la escritura.
El clima, absolutamente placentero para iniciar la caminata.
Por fuera, mi casa está recién pintada de paredes y rejas, gracias a mi excelente casera... La Nube, como siempre, está buscando el sol y desde aquí, la casa de todos, me dispongo a disfrutar de la vista de la ciudad y de un café de aquellos en la terraza...

jueves, 27 de enero de 2011

lunes, 24 de enero de 2011

Cava de quesos

Cuando abrí el ojo el aire soplaba furiosamente. La maceta del ficus sucumbió y el arbolito quedó abatido en el piso de mi entrada, junto con algunas otras macetas.
Pero la temperatura y la mucha luz invitaban a hacer algo que no fuera, como en este último mes y medio, estar metida en casa, evitando el aire y el frío para no agravar mis gripas.
Iris llamó: "vente en pijama, te invito a almorzar, ni te vistas, no vamos a salir". Recogí algunas cosas, me alisté y salí para su casa. Hacía calor.
Tortitas de pollo y café. "Vámonos a Ojos Negros", le dije resuelta. Tanto que no chistó, jaló su sombrero, cerró la casa y nos fuimos.
En el camino, piedras disfrazadas, montañas verdes, piedras encimadas y el clima calientito. Lo que buscábamos era la Cava de quesos -única en latinoamérica, proclaman- para ir a una degustación.



Este árbol me recuerda a una bailarina de ballet...


En el retén que está casi a la entrada de la desviación para Ojos Negros nos tuvieron un ratito. Cruzamos el pueblo que no tiene nada que no sea polvo, y luego de seguir unos cinco o seis kilómetros de terracería, entramos al Rancho La Campana, el pequeño oasis donde está la cava.
Nos apuntamos y con una limonada, a esperar más gente para iniciar el recorrido, que es muy pequeño. Al fin avanzamos hacia las instalaciones, y pasamos al área donde tienen a los becerritos, más de una docena estaba en su especie de cunita, esperando a ser alimentado. En el área de enfrente estaban en la ordeña de las vacas. Pasamos a la sala donde se preparan los quesos, vimos llegar la leche calientita por un tubo hacia la tina donde luego es cuajo y los moldes con las pesas para retirar el suero.



De ahí a la cava. Está construída por debajo del nivel del piso, y tiene una galería de fotos con los fundadores, un señor suizo de padres italianos, Ramonetti, y su descendencia. El  era una persona que se dedicaba a dar de comer a los trabajadores de una compañía extranjera, y al parecer también sabía hacer queso. A partir de 1911 se fundó el rancho para hacer quesos y finalmente, la cava, que es creación ya de un nieto, está en funciones desde hace tres años y medio. Distribuyen queso en Tijuana, el DF, Los Cabos y Cancún.
Probamos siete quesos,  el fresco natural, de pimienta, de romero, de albahaca, de tres meses de añejo muy parecido al brie, de un año, de dos años de añejamiento. Nos sirvieron un vino tinto de la casa diseñado especialmente para degustar con esos quesos. Delicioso. Pedimos un plato de hongos portobelo a la leña, con queso y jitomates asados a la leña, aderezados con aceite de olivo y aromas. El postre, cortesía de la casa, fue un requesón con mermelada de fresa goteado con miel de vino y miel de abeja. Exquisito, es como un queso mozzarela.


Hasta pude intentar una foto diferente...

El silencio y frescor del lugar, encantadores, nos impidieron tomar cuenta del transcurso del tiempo. Al subir a la superficie ¡sorpresa! ¡era de noche!.
Nos tomó un poco de trabajo encontrar el camino porque experimentamos otra ruta que resultó más cómoda, y regresamos por la carretera cantando canciones de Sandro, Camilo Sesto, Serrat, tangos y lo que se atravesó por nuestra desastrada memoria y en mi caso, mi atrofiada garganta. No hay fijón, cantamos y cantamos y nos divertimos. Quise asomarme a ver estrellas, y quedé apabullada de luces lejanísimas, joyas nocturnas que acompañaron el camino.
Como no tenían servicio para pagar con tarjeta no pude traer ningún queso, y es el gran pretexto para regresar, pasear y degustar esa maravilla que tenemos en Ensenada a cada vuelta de la esquina, en todas las tienditas, que es el queso Real del Castillo, y en esta ocasión, de los Ramonetti. Porque Real del Castillo es lo que podríamos llamar una denominación de origen, es la zona donde varios ranchos hacen queso, y cada rancho agrega su nombre a su producto.
Este lugar está a 45 minutos de Ensenada, por la carretera que va a San Felipe, y las degustaciones son los sábados y domingos, pero la venta de quesos es toda la semana.
Los precios más que razonables: 10 dólares por la degustación, y la carta de la cava, interesante, variada, ligera y económica.
¡Un delicioso paseo!

lunes, 17 de enero de 2011

Excursión fotográfica

dentro de la casa!

Mi mano en el corazón, mis hijos en las fotos, mi pluma.

Piezas de barro adquiridas en un museo del DF

Miniaturas de palma

Construido y tejido en la Sierra de Zongolica, Ver.

Parte de mi acervo en la plástica

¿Epidemia de gripa en Ensenada?

Todo el mes pasado, con dos intervalos de apenas tres días, me la pasé con gripa, y esta semana pasada me cayó otra encima. Son distintas de las que recordaba, ya mencioné antes que hacía mucho tiempo que no me enfermaba de gripa. Esta vez el dolor de huesos y de cabeza es lo más escandaloso. Curiosamente, no he tenido ningún flujo nasal, y me pregunto si es esa la razón por la cual de repente en la mañana cuando desperté, ¡nada! no podía abrir los ojos, estaban completamente pegados.
Inmediatamente reviví la sensación cuando, de niña, me amanecían los ojos pegados a causa de las "perrillas", esas hinchazones purulentas que durante la noche reventaban y me dejaban los ojos sellados con sangre que mi madre o mi abuela pacientemente diluían con algodones empapados en agua de rosas de castilla tibia...
Esta vez no madre, no abuela, sólo esa mano temblorosa que se dirige para percibir qué clase de cosa está envolviendo al ojo, percibe una sustancia reseca y arenosa, se dirige al lavabo, moja un algodón con agua corriente de la llave y limpia la superficie hasta que puede abrir los párpados. Entonces contemplo un derrame en el ojo izquierdo, y la hinchazón en ambos. Hay un latido en mis oídos en forma de zumbido como cuando me baja la presión. La nariz es una zona de desastre aunque no se echa de ver, sólo percibo una tapazón, un cosquilleo y ningún escurrimiento. La frente, los ojos, la cabeza, tienen en su interior un infernal aparato de tortura. El pecho es un depósito de cosas que es mejor no describir, baste decir que duele cuando lo sacude la tos.
La vista es débil y nublada, no sé si por el derrame, las lagañas o la inflamación. Cuesta trabajo leer, cuesta trabajo escribir, cuesta trabajo ver...
Sólo queda esperar. En las farmacias, dos personas me han comentado que al ir a comprar medicamento para la gripa han encontrado los anaqueles vacíos. Y muchas personas, amigos y conocidos, están en estos mismos trámites de enfermedad...

jueves, 13 de enero de 2011

Café, ¡café!

No sé si sepan, pero les cuento que prácticamente todo el año pasado tuve café de Costa Rica en mi casa, en gran parte gracias a la generosidad de mi amiga Julia Matamoros. Hace un mes se agotó la dotación del que yo había comprado y el que ella trajo después, y comenzaron los problemas para surtirme de nuevo.
Ya sé que tenemos buen café en México, lo que pasa es que aquí en Ensenada no es que haya tanto surtido.
Mi amigo Fernando me dijo que el mejor café del país es de Chiapas, pero el único que encontré no me pareció gran cosa. Quienes me conocen saben que soy payasísima para el café, no puedo tomar cualquiera. Compré uno creo que de Oaxaca y resultó demasiado tostado, oscuro y amargo, y no me gustó. Total, que así han pasado prácticamente todos los días de diciembre y este mes, y varias veces he preferido tomar café de cereal en lugar de café malo.
El día de ayer pude ir a comprarlo al otro lado, encontré un café colombiano denominado Supremo, en grano entero. Y esta mañana, desde molerlo, el aroma fue excitante. Desde luego lo hice con chorreador, humedeciendo primeramente el café con el agua caliente antes de seguir colando. El resultado, un premio para cualquier sibarita del café: ¡supremo!

El Chorreador Costarricense

Precisamente, mi chorreador es como éste

miércoles, 12 de enero de 2011

“Sangre mía, sangre de alba, sangre de luna partida, sangre del silencio”

... Así empieza el poema Sangre, que le da voz a una mujer víctima de un homicidio y que escribió la poeta juarense Susana Chávez, de 36 años de edad,

Susana Chávez, impulsora  de la campaña “Ni una muerta más”, fue encontrada muerta el jueves pasado por las autoridades de Ciudad Juárez, Chihuahua. Esta organización exigía a los tres niveles de gobierno el esclarecimiento y el alto inmediato al problema de feminicidio que se sufre en dicha ciudad fronteriza.
Susana Chávez no sólo se une a la lista de mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, sino también a la de activistas liquidadas en la entidad, pues apenas el mes pasado Marisela Escobedo fue acribillada frente a la sede del gobierno estatal en la capital del mismo estado. Hasta la fecha este crimen no ha sido esclarecido.
Chávez es la primera mujer de la que se tiene registro en ser asesinada en Ciudad Juárez en lo que va del año. Las cifras para este 2011 no parecen ser alentadoras pues tan sólo en 2010 306 mujeres fueron asesinadas en Ciudad Juárez, un récord en la cuenta de feminicidios en dicho municipio.


Aquí la dirección del blog de Susana Chávez:
http://primeratormenta.blogspot.com/

Que tu cuerpo descanse en paz, poeta, y tu palabra nos alumbre este duro camino de sangre, sangre tuya, sangre de alba, sangre del grito que nadie escucha...



domingo, 9 de enero de 2011

Comienzan los proyectos

Esta vez creo que sí tendré tiempo anticipado para preparar el V Festival Mundial de la Poesía para que Ensenada sea una de las sedes. Habrá que hacer muchísimo trabajo y ya me informaron que el municipio no cuenta con recursos para apoyar, así que, si quiero llevarlo a cabo, tendré que buscar patrocinios.
Esto echa por tierra las esperanzas que me habían nacido al escuchar al ahora presidente municipal decir que estaba interesado en impulsar la cultura y el arte en la ciudad, pero a la vez confirma mi ingenuidad -¿o quizá desesperación?- por creer en las palabras de un político en campaña...

Así que habrá que convocar a la buena voluntad de los artistas, que nunca nos cansamos, para que la poesía inunde las calles, el comercio, los cafés, parques, escuelas, medios, y le robe esos momentos a la apocalíptica violencia que vivimos en el país y el mundo.

¿Deseas participar? ¡envía tus textos!


V Festival Internacional de Poesía
Palabra en el Mundo,

Vorto en la mondo, Palavra no mundo, Parola nel Mondo,
Worte in der Welt, Rimayninchi llapan llaqtapi, Paràula in su MunduCuvânt în Lume, Parole dans le Monde, Ordet i verden, Word in the world, Palabra no mundo, Ñe’ê arapýre, Paraula en el Món, Chuyma Aru, Koze nan lemondKelma fid-dinja, מילה בעולם (milá baolam),Nagmapu che dungu, Tlajtoli ipan tlaltikpaktli, וורט אין ועלט (Vort in Velt), Dünyada kelime, العا لمفي كلمة

19 al 24 de mayo del  2011
Démosle una oportunidad a la paz

viernes, 7 de enero de 2011

Del rincón de los olvidos

He estado acomodando mi librero para poner en un lugar más decoroso los libros de arte que he venido adquiriendo a lo largo de los años, y encontré un cuaderno de los años setenta con los poemas que entonces escribía solamente para sanar, para vaciar mi jicarita.
Encontré un texto dedicado a mi tierra de origen y he quiero compartirlo tal como lo encontré, y luego de haber vencido la tentación de corregirlo o cambiarlo, porque finalmente pienso que al menos en este caso, bien puedo respetar aquella voz de mis 23 años...


Orizaba
¿Qué calor tibio escondes, Tierra,
que siempre se acerca tanto a mi alma?
Tu carne, piel morena salpicada de verde
con las ramas,
hebras doradas de sol en tus mañanas
que aroman los helechos
que te dejé llorando.
Ya olvidé el frío. encontré el fuego que esconde.
La neblina te cubre como velo de dama
y apenas se insinúan tus formas
azules por la distancia.
En tu sed de movimiento guardaste muchos ríos
¡Cómo me alegran cuando corren,
plateando las miradas!

Así amaneces siempre:
a veces, lluviosa, pareces cansada,
pero cuando te vuelan mariposas
brillan colores de amapolas
y te enrojeces como una colegiala.
Tierra, tierra, Orizaba,
tu nombre suena en el alma y la humedece,
la hace grande con tus destellos,
tu perfume y ojos de agua.
Recíbeme en tu seno, sigue dándome todo,
que están abiertos todos mis sentidos
y están abiertas todas mis miradas.
Porque allá, más allá de donde acaba
esta vida, así, suave y perfumada,
sé que estarás esperando mi llegada.




Y a continuación el recuento gráfico:

Nube, instalada en un lugar donde no fuera atropellada durante los arreglos, con cara de interrogación


Edgar y Armando, mis amigos que vinieron a hacer tequio, instalando


El caos de libros instalado en el sillón


Y finalmente ¡tarááá! ¡mi librero!
A

domingo, 2 de enero de 2011

Vanas intenciones

No vale la pena conservar un texto nacido de este tedio de la madrugada en la que ningún sonido me indica qué sucede afuera, cómo avanza la noche con su helado manto... no vale la pena conservar las letras que nacen sólo del deseo de verlas dibujarse contra la blancura sólo para mirar sus caprichosos rasgos, hendir la nieve con la tinta y sentir que se ha creado un punto, una raya, una pregunta...

Y sin embargo gurdamos todas esas letras que desparrama nuestro insomnio, los rasgos torpes que la premura deja en el papel testimoniando nuestros miedos o emociones porque las alegrías jamás son consignadas de esa forma, son explosivas y nunca esperan al momento de estar frente al papel.
Este papel, reminiscencia de árbol que susurra campanas, esta blancura que me arropa como el sueño que comienza en mis párpados y entorpece mis dedos...

OTRO AÑO

¡Llegamos! como dijo mi amigo. Sigo creyendo que necesitamos luz para cambiar las cosas en el mundo, y sé que todos ustedes, amigos, amigas, familia que me visita en esta página y que siempre me deja un abrazo, son seres luminosos que seguirán alumbrando sus alrededores.
Pensemos en ser felices todos, pensemos en estar bien, pensemos siempre, siempre, en los otros...
¡¡¡Gracias por su compañía, sus enseñanzas, su generosidad!!!
Reciban todos mi cariño de siempre.