martes, 19 de julio de 2011

Una telaraña

Es curioso, afortunadamente no muchas veces en la vida me ha tocado sentirlo, pero ésta es una de esas veces en las que me siento atrapada en un telaraña de la que no puedo salir. Sé que como no soy una mosca voy a conseguirlo, y siento que sólo necesito tiempo...
Pero en tanto, qué bizarro sentir cómo las circunstancias te envuelven contra tu voluntad y te provocan situaciones que sencillamente no sabes cómo manejar, y te enojas o te molestas o te entristeces pero no pasa nada, la telaraña sigue pegajosa, quitas un pie pero metes una mano y de momento no tienes alas para salir volando y así, tanto que de pronto parece como si el calendario fuera esa telaraña y van pasando los días y continúas hasta que, en el mejor de los casos, amanece, despiertas y descubres que finalmente, quizá sólo ha sido un sueño malo o desagradable, miras en el espejo y tus alas están intactas, miras hacia el corazón y ahí se encuentra, miras hacia tu pasado y sí, ni modo, también ahí se encuentra...

No hay comentarios: