lunes, 28 de febrero de 2011

Termina otro ciclo

Bueno, casi sin darme cuenta estoy despidiendo al mes de febrero y se ha terminado el nervio que provocó la presentación del libro. Presentan libro | Editorial El Vigía
Hora de pasar a lo que sigue, aunque a veces siento que nada pasa, que todo sigue igual, que las noticias parecen grabadas de hace tiempo y sólo se repiten...
Pero no, mi optimismo a ultranza me levanta el ánimo y emprendo lo que sigue con todo, con el corazón principalmente.  Y lo que viene es el club de lectura para el 18 de marzo, preparar obra para una exposición colectiva y, desde luego, seguir trabajando para realizar el V Festival de poesía en el mundo, no importa si no hay recursos materiales porque siempre habremos locos queriendo hacer de la poesía un lenguaje universal, una manera de contrarrestar a la violencia, de humanizar y enaltecer los corazones...
Así que bienvenido marzo con sus días luminosos, llenos del calor humano que buscamos, necesitamos, damos...

viernes, 25 de febrero de 2011

Luto

La madre de los desaparecidos hermanos Reyes Salazar, y la esposa de uno de ellos, tendrá que recibir el durísimo, artero golpe de saber que han aparecido muertos, y que se suman a sus otros hijos caídos el año pasado "por protestar", como ella dijo en el programa de Carmen Aristegui.
Inaceptable, incongruente, doloroso, injusto, estrujante.
Vivimos a salto de mata, con el miedo y la rabia en las entrañas y seguimos sin hacer nada.
Cómo me duele México. Cómo quisiera despertar y descubrir el país donde crecí, concebí a mis hijos y crecieron, el país del que sí, en aquel tiempo, nos sentimos orgullosos y hoy me da vergüenza...
 Desansen en paz  María y Elías, los hermanos, y Luisa Ornelas, la esposa.
No puedo siquiera imaginar el dolor de esa madre ante la impotencia, la impunidad, el desamparo. Ya levantaron su huelga de hambre pero seguirán con el plantón, en el que todos deberíamos estar con ellos.

jueves, 24 de febrero de 2011

¡Por fin!

Gracias a todos los amigos y amigas que se hicieron presentes anoche para escuchar nuestros relatos. También a gracias a todos los que no estuvieron presentes físicamente pero nos acompañaron.
Víctor Salazar, presentador, y yo

Grata y nutrida concurrencia

Maricela Mancillas, Olivia Paredes, Iris Hernández, María Angoa, Adriana Ibáñez, Doña Paula, Laura Gil y yo


Las Mujeres que cuentan, con el corazón en la mano, contamos nuestra historia.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Y ahora se las presento...

gracias a la fotografía de Olivia Paredes, aquí las Mujeres que Cuentan, Ensenada, B.C.

Esta noche... Mujeres que Cuentan

¡Vaya! Todos los plazos se cumplen, y toca la hora de presentar nuevamente Mujeres que Cuentan, ahora en el Cearte de Ensenada.
Creo que a todas nos ha gustado mucho que con el pretexto del libro nos seguimos reuniendo, visitamos las casas de las demás, y antier que fui a buscar a las señoras mayores me dijo una de ellas "¡usted ya no había venido!", porque se acuerda que quedamos de ver fotos de las anteriores presentaciones a las que ella no pudo asistir. Su cariñito de 86 años es un tesoro para mí, para nosotras, así que habrá que preparar esa reunión para las fotos.
Todavía esta semana vinieron algunas a trabajar sus libros de arte, que van a estar expuestos al tiempo de la lectura, y son momentos deliciosos de plática y convivencia mientras pegamos papelitos, aplicamos brillos o ponemos botones al ir evocando los momentos capturados en las fotos... una verdadera delicia.

martes, 22 de febrero de 2011

Noticias, malas noticias

Esta mañana desperté escuchando cosas terribles: el campo perdió enormes siembras con las heladas y el gobierno está  paliando al estilo "tapar el sol con un dedo", y NO tenemos reservas de semillas en bodegas para solventar ninguna contingencia.
El Sr. Cordero, que evidencia no tener cordura, afirma en la Jornada que con seis mil pesos e alcanza a pagar todo en México, aunque luego aclaró que "lo malintepretaron".
Lo que no se puede entender mas que de una sola forma, es lo que dijo por teléfono una señora en el noticiero de Carmen: "Tengo 79 años y lavo ajeno para comprar mis medicinas, y gracias a Dios que no tengo hijos pequeños porque cómo le haría no se puede".
Y el admirado y muy querido Don Miguel León-Portilla, nos dice, en la celebración de su cumpleaños 85, "México me duele, este gobierno encendió un fuego que no puede apagar". Y dice, como también yo pienso, que la solución sería la educación.
Todo eso junto con la voz cansada y llena de amargura de la madre de la activista a quien le incendiaron su casa en Cd Juárez, que ahora exige que las autoridades presenten vivos a su hija e hijo secuestrados junto con la esposa de éste. Está en huelga de hambre ya en el DF para ver si le hacen caso porque en su ciudad no la recibieron ni le resolvieron, y ya le mataron a una hija y un hijo además de los secuestrados, "por protestar."
¿Cómo no se va a levantar una llorando?

domingo, 20 de febrero de 2011

Fotos del domingo...




Iris pasó con Alonso por mí para ir al Valle de Guadalupe a hacer algunas diligencias, y de regreso tomamos el camino por la carretera libre al Tigre, en donde nos encontramos hermoso el paisaje debido a las lluvias. Regresamos con los ojos llenos de verde y de nubes...

Días movidos...

El jueves por la mañana, entrevista para convocar a la comunidad a la presentación del libro Mujeres que Cuentan; luego visita a las señoras mayores que participan en el libro para solicitarles su asistencia; reparto de volantes a diferentes espacios; por la tarde, encuentro con la Asociación de Jóvenes Artistas de Ensenada para invitarlos a participar en el V Festival de Poesía Palabra en el Mundo, y reunión con el poeta recién llegado de Monterrey Gerardo Ortega para conocerlo y recibirlo, y finalmente por la noche, reunión con el grupo de lectura de Mujeres que corren con los lobos, en la que hubo muy interesantes reflexiones sobre la vida, ser madre, ser mujer...
En este grupo diverso las integrantes son mujeres por demás interesantes que me dejan asomarme por sus mundos y sus pensamientos, enriqueciendo como siempre mis pasos por la vida.
El viernes de lluvia y lluvia hice viaje relámpago a San Diego para arreglar cierto asunto. Comer en el Mimys es siempre una verdadera delicia, me gusta el ambiente y la comida y lo sorprendente es la atención y los precios.
El sábado jugada de rommy en casa, bajo la rumorosa canción de la lluvia sobre mi techo de madera...
¿Hoy? ¡Estoy esperando!

martes, 15 de febrero de 2011

Arrancando motores


El próximo jueves 17 a las diez horas, por Radio Bahía en Ensenada, B.C., invitación a la presentación del libro.

jueves, 10 de febrero de 2011

Club de lectura

Bueno, asisto a uno que quizá podría denominarse "Las primogénitas" porque varias tenemos esa característica, y comenzamos a leer Mujeres que corren con los lobos. Las sesiones son por demás amenas e interesantes y me parece una excelente manera de comenzar el año y las lecturas.
Afortunadamente hay variedad de soñadores en el mundo y he conocido a otro amigo que tiene la inquietud de formar su club de lectura en el trabajo. Nos hemos reunido para compartir estrategias pero la plática ha resultado tan amena e interesante que cuando nos damos cuenta, nos hemos despedido sin abordar el tema... lo que sirve para ir de nuevo al café y seguir pensando las estrategias... ¡jáááá!

A lo que me quiero referir es a ese entorno especial que provoca una lectura y que convoca a cierto grupo de personas que de pronto pueden descubrir que esos momentos van más allá de los sesudos comentarios o reflexiones que provoque la lectura, y comienzan a involucrarse las vivencias personales, se va compartiendo cada vez más y en algún momento, ¡voilá! tenemos otra amiga u otro amigo... ¡Sigue creciendo mi cofre del tesoro!

miércoles, 9 de febrero de 2011

Duro y dale...

Sí, porque insisto en el valor de la amistad. Esto porque ayer tuve una deliciosa tarde con amigas queridas y cercanas, aunque el motivo fue la despedida de mi master reiki que se va para Córdoba.
Comimos, brindamos, leímos cartas de los ángeles, aprendimos como siempre que estamos juntas y nos comunicamos, y me alegro de poder seguir percibiendo ese calorcito que da sentirte entre hermanas, entre personas que aunque no sean como tú te entienden, respetan y quieren.
Mis tesoros, mis amigas, estuvieron por la casa... y esas presencias las conservo, siempre, en el corazón.

lunes, 7 de febrero de 2011

Solidaridad con Carmen Aristegui



Ante la barbaridad de cancelar el contrato de Carmen con la empresa MVS debido a sus comentarios sobre el supuesto alcoholismo de Felipe Calderón, tenemos que levantar las voces y apoyar a quienes tienen un compromiso objetivo con la verdad.


El asueto de estos días, en Ensenada

Llegando a la Cava de quesos

Esperando el inicio del tour

¿padres e hijo?

La bruma envolvió a la ciudad

Visitamos la estatua de Tara

La ciudad a la hora del café

Árbol y bruma...

Una voz que revive, y narra lo que ahora ocurre...

Recoged esta voz
Miguel_Hernandez
De Vientos del Pueblo
Naciones de la tierra, patrias del mar, hermanos
del mundo y de la nada:
habitantes perdidos y lejanos,
más que del corazón, de la mirada.
Aquí tengo una voz enardecida,
aquí tengo una vida combatida y airada,
aquí tengo un rumor , aquí tengo una vida.
Abierto estoy, mirad, como una herida.
Hundido estoy, mirad, estoy hundido
en medio de mi pueblo y de sus males.
Herido voy, herido y malherido,
sangrando por trincheras y hospitales.
Hombres, mundos, naciones,
atended, escuchad mi sangrante sonido,
recoged mis latidos de quebranto
en vuestros espaciosos corazones,
porque yo empuño el alma cuando canto.
Cantando me defiendo
y defiendo mi pueblo cuando en mi pueblo imprimen
su herradura de pólvora y estruendo
los bárbaros del crimen.
Esta es su obra, esta:
pasan , arrasan como torbellinos,
y son ante su cólera funesta
armas los horizontes y muertes los caminos.
El llanto que por valles y balcones se vierte,
en las piedras diluvia y en piedras trabaja,
y no hay espacio para tanta muerte,
y no hay madera para tanta caja.
Caravanas de cuerpos abatidos.
Todos vendajes, penas y pañuelos:
todo camillas donde a los heridos
se les quiebran las fuerzas y los vuelos.
Sangre, sangre por árboles y suelos,
sangre por aguas, sangre por paredes,
y un temor de que España se desplome
del peso de la sangre que moja entre sus redes
hasta el pan que se come.
Recoged este viento,
naciones, hombres, mundos
que parte de las bocas de conmovido aliento
y de los hospitales moribundos.
Aplicad las orejas
a mi clamor de pueblo atropellado,
al ¡ay! de tantas madres, a las quejas
de tanto ser luciente que el luto ha devorado.
Los pechos que empujaban y herían las montañas,
vedlos desfallecidos sin leche ni hermosura,
y ved las blancas novias y las negras pestañas
caídas y sumidas en una siesta oscura.
Aplicad la pasión de las entrañas
a este pueblo que muere con un gesto invencible
sembrados por los labios y la frente,
bajo los implacables aeroplanos
que arrebatan terrible,
terrible, ignominiosa, diariamente,
a las madres los hijos de las manos.
Ciudades de trabajo y de inocencia,
juventudes que brotan de la encina,
troncos de bronce, cuerpos de potencia
yacen precipitados en la ruina.
Un porvenir de polvo se avecina,
se avecina un suceso
en que no quedará ninguna cosa:
ni piedra sobre piedra ni hueso sobre hueso.
España no es España, que es una inmensa fosa,
que es un gran cementerio rojo y bombardeado:
los bárbaros la quieren de este modo.
Será la tierra un denso corazón desolado,
si vosotros, naciones, hombres, mundos,
con mi pueblo del todo
y vuestro pueblo encima del costado,
no quebráis los colmillos iracundos.
II
Pero no lo será: que un mar pifiante,
triunfante siempre, siempre decidido,
hecho por la luz, para la hazaña,
agita su cabeza de rebelde diamante,
bate su pie calzado en el sonido
por todos los cadáveres de España.
Es una juventud: recoged este viento.
Su sangre es el cristal que no se empaña,
su sombrero el laurel y el pedernal su aliento.
Donde clava la fuerza de sus dientes
brota un volcán de diáfanas espadas,
y sus hombros batientes,
y sus talones guían llamaradas.
Esta compuesta de hombres del trabajo
de herreros rojos, de albos albañiles,
de yunteros con rostro de cosechas.
Oceánicamente transcurren por debajo
de un fragor de sirenas y herramientas fabriles
y de gigantes arcos alumbrados con flechas.
A pesar de la muerte, estos varones
con metal y relámpagos igual que los escudos,
hacen retroceder a los cañones
acobardados, temblorosos, mudos.
El polvo no los puede y hacen del polvo fuego,
savia, explosión, verdura repentina:
con su poder de abril apasionado
precipitan el alma del espliego,
el parto de la mina,
el fértil movimiento del arado.
Ellos harán de cada ruina un prado,
de cada pena un fruto de alegría,
de España un firmamento de hermosura.
Vedlos agigantar el mediodía,
y hermosearlo todo con su joven bravura.
Se merecen la espuma de los truenos,
se merecen la vida y el olor del olivo,
los españoles amplios y serenos
que mueven la mirada como un pájaro altivo.
Naciones, hombres, mundos, esto escribo:
la juventud de España saldrá de las trincheras
de pie, invencible como la semilla,
pues tiene un alma llena de banderas
que jamás se asomete ni arrodilla.
Allí van por los yermos de Castilla
los cuerpos que parecen potros batalladores,
toros de victorioso desenlace,
diciéndose en su sangre de generosas flores
que morir es la cosa mas grande que se hace.
Quedaran en el tiempo vencedores,
siempre de sol y majestad cubiertos,
los guerreros de huesos tan gallardos
que si son muertos son gallardos muertos:
la juventud que a España salvara aunque tuviera
que combatir con un fusil de nardos
y una espada de cera.

viernes, 4 de febrero de 2011

Me llegó en un correo, y tienen que verlo...

http://www.elpais.com/videos/cultura/Inmigrantes/moscas/elpepucul/20110121elpepucul_1/Ves/

Hagan de cuenta que es una de las muchas mujeres que he conocido en tantos lugares, estados, pueblos de este país que de repente creemos echado a perder. Esto renueva mis votos por seguir siendo mujer en todas las vidas, una más, una de tantas que hacen esa diferencia quedito, sin hacer ruido, sin ufanarse.
Ojalá que en las reencarnaciones necesarias, llegue a ser como una de ellas, reinas de la solidaridad, la caridad, el amor. Ojalá seamos muchas, puñados de mujeres queriendo ser así, sin marearnos con esa estatura, solamente dando a los demás lo que somos, que es más que dar lo que tenemos.
Dios me las bendiga, Patronas, mujeres hermosísimas, estrellas.

Gracias, querida Iris, por regar mi semillita de esperanza.

Reflexión

jueves, 3 de febrero de 2011

Con el frío...

Bueno, con el frío se me congelan las manos, no quiero tomar agua, me aterra ir al baño, me dan ganas de quedarme en pijamas, me antojo de café a toda hora... y me duelen los huesitos.
El clima no ha sido intolerable, pero ha enfriado de un jalón en los últimos días, con rachas de viento fuertes y heladas, sobre todo por la noche, no se antoja salir.
En casa me instalo en el taller para terminar mi libro de arte, contestar mi correo, escuchar música, dar la clase a Sofía, departir con Adriana que vino a trabajar su libro, y esperar la visita cotidiana de la hija que acaba de entrar a trabajar.
Pero este día además de levantarme a tomar un poco de sol en el traspatio, poner ropa en la lavadora, levantar la cocina, hacer de comer, sacar a los perros... ¡estuve esperando la visita de mi hijo! Sí, vino de trabajo a Tijuana, Mexicali y Ensenada. A las once de la mañana tomó el autobús y cuando menos sentí ya estaba en la terminal, esperándome. Venía con mucha hambre y por supuesto que le encantó el pollo que hice estilo mediterráneo con pan blanco calientito y nuestro vino shiraz delicioso. Cayó rendido, y con el frío no se ha querido mover, sigue en mi cama desde hace rato cobijado con los perros.
A veces resulta un poco extraño, de vez en vez, volver a ver juntos a los hijos en mi casa. Porque tiene ya mucho tiempo que vivimos en lugares separados por muuuuucha distancia, y de repente escuchar sus voces y sus risas en la casa como cuando eran niños, me derrite el corazón, me pinta una sonrisa, me llena de alegría y agradecimiento y me hace que guarde esos momentos en un lugar más que especial.
Mañana Mauricio va a trabajar por la mañana y luego ¡veremos! a ver a dónde nos lleva la vagancia, ya sea en la casa o afuera...