martes, 25 de noviembre de 2014

Canción del fuego


En el Módulo II del Diplomado para la Profesionalización de Mediadores de Lectura hicimos el ejercicio de elegir un personaje. Soy el fuego, y ésta es mi canción:

Canción del fuego

Canto a temblorosa luz del nacimiento,
a la flama voraz, consumadora.
Crepito, danzo, fluyo,
alumbro, prendo, calcino.
Canto a mi lengua que siempre busca el aire,
a mi camino final, que es la ceniza.


lunes, 17 de noviembre de 2014

Ayotzainapa y todo lo demás

Nos persiguen de noche los rostros de esos chicos, las lágrimas de sus madres que nos queman las mejillas, nos arden el corazón, prenden la rabia que traíamos escondida.
Nos apagan la voz pero nos sacan el grito y nos escuchan cerca y lejos, y nos apretujamos en un solo corazón que somos todos, con un mismo dolor.
De niña tuve patria, estoy segura, o no estaría sintiendo que se me ha perdido, que las estrellas no saben de su paradero porque es cosa de bichos y alimañas donde ahora se hospeda.
Ayotzinapa me muerde el corazón, me trae el rostro asesinado de mi Bety Cariño, mi amiga pitaya roja que se murió en la raya llevando ayuda en una caravana, que me llevó a leer poesía a su Radio Rabiosa comunitaria, que organizó tantos talleres para que yo compartiera en cárceles y escuelas. Ayotzinapa me recuerda a mis tres camaradas poetas con hermanos o familiares desaparecidos, me recuerda mi azoro gritando por Acteal, y, más lejos, mi boteo por la gente de Nicaragua cuando su revolución, a escondidas de mis jefes porque trabajaba yo como burócrata.
Quisiera recordar aquella patria, la que ha veces he visto palpitando cuando la tierra está mojada y sus olores embriagan. Cuando he contemplado absorta la belleza morena de los niños de ojos oscurísimos y limpios que todavía no han quitado las envolturas a su corazón.
Quisiera recordar la fuerza con la que yo empujaba cada día para poder tener el pago de mi renta, la comida de mis hijos, sus colegiaturas, nuestras modestas vacaciones, las tardes como de rifa cuando rompíamos alcancías "para ir a despilfarrar" en helados o discos...
Y NO quisiera que corriera esta tristeza mojándome la cara, punzando el corazón con esa espina de nostalgia, y no quisiera que se haga agua en mi esperanza, no me quiero hundir, me niego a rendirme y extiendo mi mano, te la extiendo a ti, para seguir...