miércoles, 15 de marzo de 2017

Gajes del tejido

Aunque pudiera sospecharlo, la verdad es que no creo que ella se haya tomado el trabajo de elaborar la idea de molestarme. Aparentemente estaba de lo más tranquila mientras yo seguía muy concentrada intentando dominar una nueva puntada para mi tejido. No soy experta, esas vueltas y recovecos de las cadenetas me suenan lejanamente familiares pero ya desde niña cuando intenté formar alguna cosa identificable en el tejido, quedaba todo chueco, las piñas de las carpetas parecían enfermas por lo torcidas o disparejas y los puntos de pronto ya no eran suficientes para tejer otro motivo o de plano me sobraban.
Así que ella sabe que si estoy muy callada, estoy concentrada y no debería distraerme. De modo que se acomodó en su silla y según yo, intentaba dormir.

Justo al llegar a la última vuelta del motivo de abanicos, donde tenía que concentrarme más porque el remate tiene cambios, se atoró el hilo. Nada fuera de lo normal, ocurre a cada rato y tiene una que andar desatorando la hebra de donde quiera que se hubiera quedado trabada. Pero lo que vi a continuación me dejó sin aliento, completamente con la boca abierta: ahí estaba mi hermosa madeja en el piso, dividida en no sé cuántos tramos enredados intermitentemente por los alrededores de las sillas y otros muebles, e iba a parar directamente a ella, el hilo enredado en sus extremidades la delató sin problema por más que fingiera dormitar.

Es la primera vez que  se nota preocupada porque -ahora sé- no tuvo la culpa de lo que hizo: quiso bajar de su silla y tropezó con mi bola de estambre caída en el piso. Aparentemente sus patas traseras hicieron un recorrido que el hilo no le permitió continuar y regresó a su silla tranquilamente -ella jamás se estresa-. Bambi tenía cara de "no fue mi intención", la conozco bien con esa mirada desviada que indica "no sé de lo que estás hablando pero yo no fui" y poniendo su cara de perfil, sin levantar las orejas como cuando presta atención.

Ni siquiera pude caer en la desesperación, en realidad el accidente nos afectó a las dos y considerando mis recientes lecturas sobre el funcionamiento del cerebro, decidí que desenredar esos espantosos remedos de telaraña le harían bien a mis neuronas y cuando me di cuenta ya había deshecho la maraña.


Definitivamente ha aumentado el valor que ya tenía la prenda que me voy tejiendo.