lunes, 8 de junio de 2015

Otredad

Si encontraras a la otra que soy
y descubrieras que no apagas mi sed,
que mi locura te es desconocida
y que en mi noche no alienta tu aliento...

Si adivinaras qué gastados pasos
me llevaron por caminos paralelos
en donde el sol es más que una palabra
que mi voz antes nunca nombraba...

Entenderías el fondo que me habita
y encendería lámparas tu pecho
para volverme fiera mariposa
de la nocturna forma de quererte.

Encontrarías un amor vasto y preciso
que tiene a la conciencia adormecida.
Descubrirías también que yo soy otra
si a la otra que soy igual amaras.




No hay comentarios: