sábado, 15 de junio de 2013

Voces en el jardín


Aquí el poema de las cuatro de la mañana



Quiero escuchar el rumor
de la hierba cuando duerme
mientras el viento cala
llevándose hojas secas.

Quiero esuchar palabras
para ese colibrí que ronda
y dice con su voz de plumas
que empieza a amanecer,
que la lluvia alimenta mis brotes
para convertirme en ramo
que se abre entre sus alas,
prestándoles pasión.

Quiero escuchar al grillo
que muerde los misterios
y saber que estoy viva,
estoy viva, estoy viva…




15 jun 2013

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es un poema grande, hermoso, de recuerdos entrañables y de cercanías con el corazón.
Liz Durand me tiene "malacostumbrada" con esos textos acariciantes y nobles. Felicidades, mi querida poeta.
Abrazos: Berbel.

Anónimo dijo...

Mi feno, ya sabes que soy tu fan.

CAT