sábado, 12 de enero de 2013

Querida niña



                                            Para Yadi


Tu miedo, tu dolor, dámelos, niña.
Entrégame los cardos, la ceniza.
Siente cómo derrite mi corazón tu pena.
Entrégame el hielo de tu espanto:
yo conjuro todo mal que te toque,
te haya tocado o te tocare.

Ven confiada a mi abrazo
donde la luz te espera, niñña.
El aroma del aprecio,
a luminosidad del corazón,
se hacen grandes para ti.
deja esas noches, los sapos, las tinieblas,
los verdugones y la náusea.

Por eso estoy aquí:
porque me toca quererte
tan bonita y tan buena.
Porque me gustan las flores como tú, tan puras.

Quédate en medio de mi corazón
y aprende a crecer como muñeca:
tendrás los más lindos vestidos
y amaneceres venturosos.

En este corazón donde ahora vives
no caben pesadillas ni maldades:
está hecho para que tus manos
adornen sus paredes
y tu voz se desgrane con acento de pájaros.

Entra en mi corazón, pequeña,
donde recogerás un sello:
es un pacto de amor:
cada que vengas, 
serás la más feliz de este planeta
y nunca dejarás de ser mi niña.

No hay comentarios: