domingo, 26 de agosto de 2012

Ya estuvo: un éxito el Festival de Arte Yo soy 132

Nos dio un poco de tregua el sol, y desde las diez de la mañana los muchachos se dispusieron a preparar el espacio. Artesanías, exposición del fraude del voto, Carpas con información para restaurar nuestro medio ambiente, artesanos, artistas plásticos, exposición de fotografía y dos talleres, uno de esténcil y el mío de grabado.



Las chicas y chicos músicos o cantantes hicieron gala de su conocimiento sobre el tema de la compra de votos y demás chanchullos políticos improvisando hábilmente sus canciones, conduciendo al respetable al reconocimiento con el aplauso.
Yo no pude salir de mi taller para ver con detalle todo lo que había, pero el ambiente era festivo y agradable. En ningún momento me quedé sin gente en el taller: niños y adultos imprimieron sus placas o las hicieron para imprimirlas, y por lo que me di cuenta, fue una técnica que llamó mucho la atención y que además resulta tan sencilla para hacer en casa.
Muy atentos y aplicados los chiquitos
Chicos y grandes aprendiendo



Los barquitos tuvieron mucho éxito

sábado, 25 de agosto de 2012

Hoy, Festival de Arte Yo Soy 132 Ensenada

No, no fue como muchos dijeron: que sólo durante las vacaciones los estudiantes tendrían actividades de resistencia y que al entrar a clases se les olvidarían sus consignas.
Los chicos trabajan, se reunen, acampan, y han organizado este festival para compartir información.
Habrá música, talleres gratuitos de esténcil y de grabado, artesanías y muchas cosas más.
Espero de verdad que poco a poco crezca la conciencia entre los reacios o los desinformados, para que la unidad nos permita hacer el cambio con con tanta urgencia se requiere...

La escuelita me tiene vuelta loca y sin vida propia, pero será sólo hasta fines del proximo mes. Mientras tanto, preparativos para el XX Encuentro Internacional de Mujeres Poetas esta vez con una fase en la Ciudad de México y la segunda fase en la Mixteca y Ciudad de Oaxaca, para noviembre.

Próxima semana, diplomado de profesionalización de promotores de lectura en Tijuana, por dicha ya fui seleccionada y allá estaré para iniciar después mi proyecto de sala de lectura en Ensenada.




Y esta madrugada desperté con el pendiente y la emoción de preparar mi material, después de mucho tiempo de no poderlo hacer,  para el taller de grabado que daré en el Festival del 132. Algo sencillo para que hagan los niños o quien guste, conozca la técnica y pase un buen rato. Las placas son platos desechables reciclados, recortados, y con los recortes hice las letras de mi anuncio de taller...

En este momento me dispongo a echarme un clavado en el cuarto de los triques para rescatar mis rodillos y tubos de pintura para imprimir, así que ¡abur! No se pierdan el próximo capítulo...

viernes, 17 de agosto de 2012

...Hace un año


Yo te digo del beso

                                    para mi hechicero


Yo te digo del beso
que te vuelve hechicero,
que tu mágica lengua
me ha dejado sin aire, sin espacio,
sin voluntad ni aliento
y me tiene rendida
como gacela que come de tu boca.

Toda la miel y el tiempo
se dilatan en tu beso,
se entretiene despacio entre mis comisuras,
me afruta los sentidos,
me dispara las ganas
y yo me sigo dando con tu magia,
dejo salir mi pez hacia tu océano
dejo que cruce tus olas y tus islas,
que repose en tu orilla,
que alborote en las cimas...

Yo te digo del beso
que su cadencia vuelve ríos a mis venas,
me despeña en cascadas,
me columpia en las nubes.
Su secreto calor me dice cosas
que sólo yo comprendo.

Y te digo del beso
que no hay más grande hechizo:
has de saber que has embrujado
a una mujer que estaba rota
porque me diste aliento.
El más dulce,
más fuerte,
más eterno.

sábado, 11 de agosto de 2012

México tiene oro


Definitivamente no puedo quedarme al margen de la alegría de ver a nuestros jóvenes recibiendo una medalla tan bien ganada en el futbol. Me sumo a la alegría que proporciona el logro. Pero sin euforia, con la cabeza suficientemente fría para entender que quizá es parte del comienzo hacia el cambio, que quizá esos jóvenes son parte de los otros que tienen otras trincheras desde donde intentan cambiar las cosas.
La manipulación mediática en esto de los triunfos nacionales en el deporte es nauseabunda, y desde luego me abstengo, pero me preocupa que tantos y tantos paisanos estén sometidos a ese modo de ir poniendo capas para tapar la luz y dejarlos como están, en la oscuridad.

Pero hoy México tiene oro. Lo ha tenido desde hace mucho sin saberlo, viene de nuestros ancestros, cuyo dorado resplandor hemos dejado atrás sin hacernos cargo de ese precioso legado.
Viene de la gloria de los hombres que llamamos héroes, los conocidos y todos esos anónimos que por fortuna nunca se enteraron de que su sangre no alcanzó a marcarnos, que su lucha se quedó en el camino y que seguimos de frente con mirada ciega.
Viene de los templos en donde se rendía culto al honor, a la vida y a la muerte con el respeto que merecen.
Viene de muchos de nosotros de hace tiempo: maestros, obreros, campesinos, todos nacidos bajo el signo del águila devorando una serpiente.
Aquí, ahora, la estamos mirando: la gloria del oro que la televisión nos mete por los ojos como algo increíble, que parecía inalcanzable, algo totalmente fuera de lo común o lo esperado, algo que sigue pareciendo un sueño.
Pero no, no es ese el oropel que merecemos, y hay que tener mucho cuidado. Digamos no a la manipulación mediática de un triunfo que puede quedarse hueco a nivel nacional. Veamos hacia nosotros, hacia cada uno de los que festejan, a sus quehaceres de cada día con todo el esfuerzo que se necesita para vivir aquí, en este país donde la gasolina nos tiene con la bota en el cuello, donde encontrar trabajo es un martirio, donde a la vuelta de todas las esquinas resulta que la vida ya no vale nada. 

jueves, 9 de agosto de 2012

Días de ausencia

Por razones de estudio, de pereza, de crisis, de calor, de cumpleaños, de lo que quieran.
Pero aquí estoy de nuevo en este soliloquio que de vez en vez es roto por otras voces que responden o animan o ¿por qué no? reconvienen...

Estamos en Ensenada a 30 grados de temperatura, lo cual es insólito para el temperamento de este lugar, de suyo fresco y grato. YA se sabe: siento que me ahogo, siento que me vaporizo, no puedo estarme quieta y todas esas cosas que no calman el agua fría o la limonada con hielo.

La  temperatura política, por otro lado, parece haber disminuido, aunque no creo que se haya enfriado por completo. Seguimos pensando que somos víctimas de un deshonroso robo, un fraude que no queremos permitir, seguimos pensando que fue completamente deshonesto comprometer a la gente a votar a cambio de dinero que ahora resulta que de dónde salió...

Pero entre paréntesis, ayer fue mi cumpleaños y tuve un festejo feliz, personal, intenso y amoroso.
Contemplar el líquido, ondulante rostro del mar y escuchar esa voz de trueno que por tantos años me llenó de miedo, ahora con calma, me llevó a reflexionar en todos estos años.
Efectivamente, llenos de cosas. De todo tipo de cosas: pobreza, soledad, enfermedad, pérdidas, violencia, inseguridad, dolor. Y su contraparte: tranquilidad, compañía, salud, alegría, amor, familia. Todas cosas que se han atravesado y me han hecho crecer, queriendo o no.
Esta alegría de evocar el pasado marcado por la pena ahora con con una sonrisa en el rostro y la calma en el alma, no es poca cosa.
Esta sensación de estar en el mejor momento, el más luminoso, el más amoroso, el más intenso, el más gratificante, el más preciado... porque claro, es lo que debo pensar de cada uno de mis momentos para seguir en el intento del optimismo a ultranza, del acecho a la felicidad.
Tengo montones de razones:  abrazos en mi buzón, en mi correo, en mis manos. Palabras de aprecio, de amor de reconocimiento que como siempre, me comprometen a seguir dando, a seguir dándome, a partirme con quien quiera que necesite de mi aliento, de ser escuchado, acompañado, comprendido. Son sólo mis intentos, pero con la mejor de mis intenciones.
Así que como cantó Violeta, "Gracias a la vida", que me ha dado tanto: la posibilidad de vivir como vivo este momento.