jueves, 13 de diciembre de 2012

Y ahora que llueve...


Herencia de lluvia



Nací del agua y de las lluvias,
de aguaceros brumosos, cantarines.
Mis brazos ríos, laguna mi sonrisa.

El agua de mi voz es manantial, 
moja mi espíritu para crecer
las germinales huellas de mis pasos.

Nada mi voz en las pozas
nenúfar azulado,
pétalo que busca al mar.

Nací del agua y de las lluvias,
de tierra donde el agua es alegría
y el corazón canción.

2 comentarios:

pilar rodríguez aranda dijo...

Estoy trabajando en este texto, lo pongo porque creo se relaciona al tuyo...

LAS HIJAS DE LA LLUVIA

“Este país hay que quemarlo”

Así dijo Socorro Soto, el 1er día del Encuentro de Mujeres Poetas en el País de las Nubes:
La República en la Voz de sus Poetas,
Ciudad de México, 4 de noviembre, 2012


El fuego purificador
cenizas para cubrir
nuestros rostros
avergonzados
huesos fusionados
con la carne
sus entrañas
calor que conforta
y transforma

Tamaulipas
Baja California
XX Durango Q Roo
X Guerrero D F
Oaxaca

Ofelia: “que no termine, que sea una firma, un compromiso”

Se menta tanto a la luna

Abusada
tan blanca y tan lejana

No es espejo
es espejismo
No es reflejo
es algo ya dicho

luna pasajera
abusada

Saavedra, Carmen
menciona otra vez al fuego
el de los dragones
el de las bestias
el enemigo

Tan fácil decir “yo no sabía”
Es que nunca sabemos
Hay siempre que estar
preparados
para la vida y para la muerte
para el amigo y el otro

y por supuesto, para la poesía

Hay que despertar nuestros dragones

Soplemos el fuego de nuestros vientres
secos y agotados

Quememos lo viejo
quememos las naves
quememos las yerbas malditas
quememos las guaridas donde se esconden las mentiras

Quememos los campos para preparar y echar en la tierra la nueva semilla

Soplemos como dragonas
Serpientes aladas y escamadas

Poetas bestias
escribiendo
poemas bestia

La bestia
es nuestra aliada
es la gran fuerza

Vamos a quemar este país
con sus gusanos
y su herrumbre
su mal olor y un sabor de boca
como de carne podrida en el estómago

Regurgitar la flama y rugir
ya no solo a la luna
sino también al sol

Directo al corazón
Ya no solo la tan sobada palabra
que, ¿conocemos?
-Amor
amoramoramor y destino

Entre las “mil canicas de nanche”
“este país hay que quemarlo”
vamos,
a quemar -lo

Y luego esperar la siguiente temporada de lluvia

pilar rodríguez aranda dijo...


LAS HIJAS DE LA LLUVIA

“Este país hay que quemarlo”

Así dijo Socorro Soto, el 1er día del Encuentro de Mujeres Poetas en el País de las Nubes:
La República en la Voz de sus Poetas,
Ciudad de México, 4 de noviembre, 2012


El fuego purificador
cenizas para cubrir
nuestros rostros
avergonzados
huesos fusionados
con la carne
sus entrañas
calor que conforta
y transforma

Tamaulipas
Baja California
XX Durango Q Roo
X Guerrero D F
Oaxaca

Ofelia: “que no termine, que sea una firma, un compromiso”

Se menta tanto a la luna

Abusada
tan blanca y tan lejana

No es espejo
es espejismo
No es reflejo
es algo ya dicho

luna pasajera
abusada

Saavedra, Carmen
menciona otra vez al fuego
el de los dragones
el de las bestias
el enemigo

Tan fácil decir “yo no sabía”
Es que nunca sabemos
Hay siempre que estar
preparados
para la vida y para la muerte
para el amigo y el otro

y por supuesto, para la poesía

Hay que despertar nuestros dragones

Soplemos el fuego de nuestros vientres
secos y agotados

Quememos lo viejo
quememos las naves
quememos las yerbas malditas
quememos las guaridas donde se esconden las mentiras

Quememos los campos para preparar y echar en la tierra la nueva semilla

Soplemos como dragonas
Serpientes aladas y escamadas

Poetas bestias
escribiendo
poemas bestia

La bestia
es nuestra aliada
es la gran fuerza

Vamos a quemar este país
con sus gusanos
y su herrumbre
su mal olor y un sabor de boca
como de carne podrida en el estómago

Regurgitar la flama y rugir
ya no solo a la luna
sino también al sol

Directo al corazón
Ya no solo la tan sobada palabra
que, ¿conocemos?
-Amor
amoramoramor y destino

Entre las “mil canicas de nanche”
“este país hay que quemarlo”
vamos,
a quemar -lo

Y luego esperar la temporada de lluvia