viernes, 23 de noviembre de 2012

Lecciones




Llorar de modo que no se vean las lágrimas, 
que sólo el corazón perciba la tenaz mordedura del llanto.

Mirar vaciando el océano triste de los ojos,
que sólo esa marea sufra el tridente atormentado del dolor.

Soñar jugando con sogas y muñecas,
que sólo aquella niña sepa que no es bueno despertar. 

No hay comentarios: