miércoles, 24 de octubre de 2012

Esto de las emociones (o por qué somos tan raros)

A veces no me resulta comprensible. A veces -pocas, por dicha- siento que me dominan, y lo que me confunde es que de repente son contradictorias o sencillamente no las entiendo.
Me explico, o mejor dicho, trataré de explicarme: Desde hace unos días, con el cambio de luz, con el cambio de clima, he sentido una melancolía bastante dominante que por momentos amenaza con ser dolorosa. Y es lo que no entiendo, porque no hallo la razón. Más bien, los hechos que me rodean invitan justamente a lo contrario: planes que se cumplen, viaje en puerta, buenas compañías... ¿Entonces, a qué viene esta insidiosa punzada? ¿Qué me quiere decir?
A lo mejor lo de siempre: que somos muy complejos. Que tenemos recovecos. Que hay cosas que siempre se quedan...
Y así como mi amiga Rosario Laverde piensa que dejé mi memoria en cualquier parte, como siempre, y que el único lugar en donde podría encontrarla es una farmacia -ella, que me conoce- así quisiera también encontrar en ese tipo de farmacia el bálsamo no sé si del olvido o simplemente de la cura para esta melancolía atravesada, convertida en el objeto no volador no identificado que me tiene en jaque en estos días.

Viejo collage de mi autoriía


No hay comentarios: