jueves, 28 de junio de 2012

Me encontré un libro de cocina...

En la Feria del Libro del Poli compré el "Recetario totonaco de la costa de Veracruz", Cocina indígena y popular, de Rocío Aguilera Madero y editado por Conaculta. Ya tenía el correspondiente a la zona serrana, y éste me faltaba.
Encontré algo tan hermoso que lo quiero compartir:
Takgswayajun
"Este es un platillo muy antiguo con base en el frijol; su nombre hace referencia al vuelo del gavilán o quebrante huesos, al cielo con estrellas, a los habitantes del mundo y a la tierra. El vocablo takgswayajun se traduce como "el gavilán que espolvorea estrellas sobre el mundo" y se interpreta como un platillo ritual asociado al origen del universo.
Se trata de una olla de barro que representa al universo, con frijoles negros cocidos que son, al interior de ella, la tierra donde vivimos. En esta tierra viven los hombres representados por trozos de carne que se cuece con los frijoles y el caldo es el cielo plagado de estrellas que dejó caer el gavilán en forma de chile seco que espolvoreado flota en la superficie.
Se tiene la creencia de que en el origen de los tiempos no había estrellas y que los hombres vivían en oscuridad absoluta, alimentaban aún el gran fuego ritual para el sacrificio cósmico que daría origen al sol y la luna; el poderoso gavilán -el que vuela alto-, se condolió de los hombres y trajo de más allá del cielo el polvo de estrellas que sacudió de sus alas para iluminar al mundo".

Me maravilla cómo está presente la poesía en la vida cotidiana de nuestra gente, y ahora entiendo cómo es que se da la magia de los encuentros en los pueblos. ¡Somos raza de poetas!

1 comentario:

Alex Escalante dijo...

Qué increíble cómo hasta en la comida interpretaban ellos sus creencias.