martes, 17 de abril de 2012

Sorpresas

Y de pronto, cuando menos lo esperas, cuando el silencio ha caído como nieve en tu esperanza y de alguna manera -anquilosada- comienzas a moverte hacia la resignación, empiezas a hacerte a la idea de que la vida tiene sus altibajos, tiene sus ratos malos o pesados o solitarios... así, de pronto, sin aviso, una sencilla palabra, unas cuantas frases, un código familiar y amoroso te disparan hacia la vida nuevamente con toda la alegría, con esa contundencia que infunde eso que creemos o queremos que se llame amor y nos redime del tedio, el abandono, la zozobra, y aún la distancia más cruel desaparece porque el amor cuando palpita cubre todo y nos germina y nos florece y nos hace creer en el olvido de todo lo malo, lo triste, lo pesado...

No hay comentarios: