viernes, 27 de abril de 2012

¡Pitayas!




Las trajeron por avión, de Puebla, las compré en una esquina, y sí vale la pena saborear este rotundo pero delicado sabor de aquellos lares... ¡Ay, Oaxaca!




No hay comentarios: