miércoles, 14 de marzo de 2012

Todo va a estar bien

-Pero todo va a estar bien- dijo ella soltando la prolongada bocanada de humo mientras dejaba errar su mirada hasta un punto en el que se detenía perdidamente. Y eso lo decía porque francamente ya se estaba asustando con las coas que veía. Primero una pelirroja gorda en medio de la recámara, luego un individuo vestido de mormón y en seguida lo más pertubador, que era ver que las botas de ante gris vibraban rápidamente, o que el papel con que se envuelven los regalos formó por sí mismo una especie de cabeza de culebra que en cierto momento pareció hacer ¡pop! y fue en el momento en el que dijo -pero todo va a estar bien-, se cubrió con la cobija como como si fuera el aliento de una chimenea y se durmió.

No hay comentarios: