martes, 21 de febrero de 2012

Baile de máscaras en Ensenada, B.C.

Es apenas la segunda vez que se organiza en este puerto, y he podido asistir a ambas, la primera vez por curiosidad y esta vez porque ya sabía que me divertiría. Creo que a todos nos gusta disfrazarnos porque todos somos más que una sola cara, guardamos adentro tantos tonos, tantas texturas, y explorarlas a través de una caracterización es algo que nos puede sorprender y mostrar más de nosotros mismos, amén de que es bastante disfrutable.
En el Salón Riviera, su salón Catedral, ocurre este evento en el que todavía no mucha gente se disfraza y tampoco hay tanta creatividad en los disfraces, pero quizá con el tiempo esto cambie.
Nos pusieron "los venecianos" por nuestro disfraz, ustedes juzguen.

La noche fue por demás divertida, todavía me duelen las piernas de tanta bailadera y aparte tuve el gusto de llevar a mi madre, que a sus ochenta años, por primera vez asiste a un baile de carnaval...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Si, te tengo envidia de la buena: mi madre era todo un estuche de monerias, pero lo mejor de ella eran dos cosas: una mujer MUYYY culta (que en los 40's no se acostumbraba en estos lares), no de esas de los dientes para afuera, y tenia esa sensibilidad que solo los artistas pueden tener y, mi madre fue pintora y esmaltista. Lo malo fue que me dejo cuando ella tenia 64 a~nos, y la estra~no un monton. Tu goza la compa~nia de tu mama, y mas ahora que esta sana.
Carlos