viernes, 10 de febrero de 2012

Acerca de la película de anoche...

http://youtu.be/w8cZL37Y_Wk


Título: Latcho Drom, Viaje seguro. Director: Tony Gatlif. Año: 1993.
Es un documental mudo, que narra el discurrir de algunos grupos gitanos por los países de donde son originarios, y su forma de vida.
Pero a mí lo que me conmovió fue precisamente constatar que es poquísimo lo que necesita un ser humano para vivir, sentirse bien y por si fuera poco, estar alegre.
Vivir sin siquiera una carpa como techo, pero bajo el vasto cielo, con sus pies siempre en contacto con la tierra -en muchos casos literalmente- y expresando su alegría con la música, que los acompaña toda su vida y en lo que algunos son verdaderos virtuosos.
Algunos viven en los árboles, en el crudísimo invierno cuando las ramas están desnudas y los reciben como brazos austeros para que no tengan que dormir sobre la nieve, sino precariamente detenidos por ese sin embargo formidable refugio leñoso con el que se hacen uno, porque los veo a  ellos como la sangre circulando por el árbol. Ahí, con una minúscula fogata, tomando té, fumando y siempre, siempre cantando, están esos gitanos en la noche de su caminar.
Las mujeres, que alcanzan edades avanzadas, al parecer nunca pierden la alegría ni la enjundia por la danza, y ante la  invitación con el cariño y el respeto de los demás, emprenden los bailes que han danzado desde niñas y que han compartido con generaciones. Flores gastadas y enjutas pero siempre hermosas.
Una verdadera fortuna haber visto un documental que, efectivamente, no requería de palabras.

No hay comentarios: