jueves, 8 de diciembre de 2011

Potty encontró su hogar...

Las redes sociales, virtuales o no, cumplen sus funciones y así es como Potty, luego de permanecer en mi casa por una semana mostrándome lo que es un gato, algo con lo que nunca había yo tenido mayor contacto, y desparramando su belleza a cada paso, ha pasado ya la noche en su nuevo hogar. Decía que gracias a las redes sociales porque por ese medio solicité el albergue para la gatita, y en dos días Laila se comunicó con mi hija y proporcionó los datos de la nueva feliz mamá de Potty.
Me quedo con el intenso brillo de sus ojos verdiazules, la suavidad de su pelaje deslumbrante, sus exigentes maullidos, su curiosidad infantil. Se lleva, naturalmente, mi corazón.

No hay comentarios: