lunes, 28 de noviembre de 2011

Retrato de una loba

Bueno, tengo una amiga Loba que me causa admiración porque la veo trabajar como si fuera una locomotora, estar pendiente de millones de cosas a la vez, y es capaz de escuchar y sentir la música al mismo tiempo, y las horas sin sueño o sin reposo no hacen mella en su ánimo porque no la percibo tensa ni molesta ni incómoda, y pasa de un tema a otro como si acabara de soltar cualquiera... en fin, una de esas guerreras de las que abundan por el mundo para dicha de propios y extraños...
Lo malo es que no me ocurre lo mismo, imposible seguirle el paso cuando vengo llegando de un viaje agotador en lo físico y emocional, por más que me haga fuerte el espíritu. Mi columna aunque no está grave está resentida y sé que debo cuidarla porque en unos días vuelvo a viajar...
El cuerpo resiente, percibe, guarda. Mi cuerpo, como bien me he dado cuenta, tiene mejor memoria que yo, y es sorprendente, sencillamente no puedo escribir en un teclado si lo miro, porque entonces la vista toma el mando y no mis dedos que siempre han recorrido las teclas como si supieran leerlas... en fin, llego a la conclusión de que mi cuerpo está pidiendo reposo y lo mejor es atenderlo, aunque sea por un ratito antes de continuar con aquella Loba que me espera y necesita un poco de mi ayuda...
¡Éeeechenme ánimooooos!

No hay comentarios: