miércoles, 16 de noviembre de 2011

Lástima que terminó...

Las cosas no son eternas, pero el sabor y el sentimiento que nos deja este XIX Encuentro Internacional de Mujeres Poetas en el País de las Nubes serán permanentes en los corazones de las 45 mujeres que probarmos las mieles de la poesía de la Mixteca, su gente, su paisaje, su comida y sobre todo, su generosidad que no conoce límites. Sin conocernos, fuimos hospedadas en las casas, alimentadas, cuidadas, mimadas. Nos devolvieron a casa con regalos, con un corazón más ancho y con la fe y la esperanza crecidas. A algunas las hicieron recordar sus raíces y sentirse orgullosas, a otras nos hicieron recordar por qué estamos aquí y por qué y para qué somos poetas.
El fundador, creador de este encuentro único en el mundo según se dice sin pretención de nada, Emilio Fuego, es un extraordinario ser humano que jamás ha dejado caer su fe en la cultura, la educación y el arte de hacer saber sobre todo a los niños que la palabra, la poesía, es un arma contra la desigualdad y la injuusticia entre otras cosas, pues nos hace conocedores de nuestro derecho a ser como queremos, como soñamos.
Una vez más regreso de la Mixteca llena de emociones, con el cofre de mis tesoros rebosando, con los corazones de mis hermanas brillando en todo lo alto de mi cielo, de mis nubes...

No hay comentarios: