jueves, 8 de septiembre de 2011

El apagón

Todavía estoy sin saber nada sobre el apagón ocurrido en toda esta región: Ensenada, donde vivo, Mexicali, Tijuana, Rosarito, Tecate, San Diego y Los Ángeles, hasta donde me enteré recién ocurrió.
Al parecer corrió la voz de que duraría 24 horas en retornar el servicio, así que salimos disparados a comprar pilas, velas y hielo para conservar la comida del refrigerador. En mi caso, encontré cerradas las tienditas, y en el supermercado no hubo hielo. Además estaba complicado manejar sin semáforos, así que preferí regresar a mi casa, no tengo tantas cosas en el refri y siempre tengo velas.
Para mi joven vecina estar sin electricidad por varias horas es algo totalmente novedoso, y cuando le platiqué que cuando yo era niña no había teles ni refris en todas las casas, puso tremenda cara de asombro. En fin, esta fue una tarde-noche diferente, de silencio y luna, porque su luz alumbró a todas las personas que salieron de sus casas a conversar con los vecinos, y fue ocasión para recuerdos...

No hay comentarios: