lunes, 1 de agosto de 2011

Recuerdos

Llegaron a mis manos unas series de fotografías de mi pasado. Es interesante verlo, porque de alguna manera lo recordamos siempre, lo llevamos encima. Pero ver la cara que teníamos, el cuerpo, es recordar con precisión lo que teníamos adentro y nos movía... lo sorprendente es cuando veo una foto y nada, no recuerdo el lugar ni la ocasión, y sin embargo me veo, me reconozco, aunque ya no esté a la mano lo que en aquel momento tuve... Esas pequeñas nebulosas me sorprenden e inquietan y me pregunto por qué habré olvidado ese lugar o ese momento, si acaso no le di la importancia debida, y finalmente prefiero terminar por suponer que, muy al fondo, ese recuerdo se asienta en mi memoria...

1 comentario:

justavo dijo...

Nada como el psicoanálisis para entender qué lugar ocupan en nuestra estructura nuestras experiencias pasadas, ya sea que las recordemos o que las enterremos en el olvido. El psicoanálisis es una aventura única, una invitación a entendernos profundamente y entretenernos con nosotros mismos. Y por si fuera poco, en el camino, además, quizá encontremos la cura de algunas patologías y la neutralización de algunas carencias.