jueves, 16 de junio de 2011

Cuando una se detiene...

Sucede: en ocasiones especiales, ocurre. Entonces una se detiene junto con su pulso, y percibe... La vida pareciera diferente, la luz es pura, los colores únicos; no existe el ruido, sólo el canto de los pájaros, los sonidos buenos que la vida pronuncia en los alrededores. Y todo, todo es bueno, diferente y único. El corazón extrañamente crece, ajusta su medida para que todo quepa, late como si fuera diferente, como cuando recién se abre a la vida...
Sí, quizá no ocurra muchas veces. Quizá sólo una... pero aún si fuera imaginario, si solamente fuera una ilusión percibir unos momentos así, ¡ha valido la pena!

No hay comentarios: