miércoles, 9 de febrero de 2011

Duro y dale...

Sí, porque insisto en el valor de la amistad. Esto porque ayer tuve una deliciosa tarde con amigas queridas y cercanas, aunque el motivo fue la despedida de mi master reiki que se va para Córdoba.
Comimos, brindamos, leímos cartas de los ángeles, aprendimos como siempre que estamos juntas y nos comunicamos, y me alegro de poder seguir percibiendo ese calorcito que da sentirte entre hermanas, entre personas que aunque no sean como tú te entienden, respetan y quieren.
Mis tesoros, mis amigas, estuvieron por la casa... y esas presencias las conservo, siempre, en el corazón.

No hay comentarios: