miércoles, 27 de enero de 2010

Otro avance de Sofía


Mi alumna estrella está haciendo su primera incurisión en el retrato a lápiz, y aquí una muestra de su aplicación. Les recuerdo que tiene nueve años...

Más sobre el comentario anterior de Gustavo


Ciertamente, es alentador encontrar a alguien más con esas ideas con respecto a (ab)uso del agua. Me tocó también hacer filas con cubetas, por largas cuadras, para llenar la mía con muchos trabajos, cuando era niña. Desde entonces nos acostumbramos a economizar el agua.
La semana pasada la señora que me ayuda una vez por semana comentó asombrada todo lo que se puede hacer con poca agua, porque usó solamente la que yo había apartado. Y ella es una experta en desperdicio: de productos de limpieza, de agua. Y menciono esto porque quiero dejar ver que es una actitud lo que nos hace ser así. No sé si ella en su casa ahorre productos, o agua, o dinero; ignoro si aquí desperdicia porque, al trabajar con nosotros, "no son suyos" y no siente obligación de economizarlos. O no sé si en el fondo tenga ansias de sentir cómo es desperdiciar sin cargo de conciencia o "sin" consecuencias, en fin, a lo que vuelvo es a la actitud y falta de conciencia que, en estos tiempos, no puede tener como pretexto la ignorancia.
Pero igual, Gustavo, ojalá que con nuestra insistencia cambie la percepción que se tiene de las personas que acostumbran economizar y optimizar el agua, porque significaría que todos estamos viendo que es lo necesario y correcto por hacer. Ojalá dejáramos de ver a esas personas que lo hacen como bichos raros, pobretones, o como a personas que andan en la metafísica y no en la realidad, porque créeme que así he escuchado que son juzgadas.

Por ahora, volviendo al tema de nuestros damnificados, las noticias de esta mañana por parte del director de bomberos son alentadoras en el sentido de que ya se abrió brecha para poder transitar hacia las zonas dañadas, gracias a que las lluvias esperadas para anoche nos volvieron a dar tregua. De todos modos, las familias siguen en los refugios y el DIF LOCAL está acopiando la ayuda.

Qué bueno, Gustavo, amigos, que no somos los únicos loquitos en querer SABER USAR el agua. Intentemos contagiar a los demás.

martes, 26 de enero de 2010

Una tregua

En la tregua que nos han dado las lluvias, en Ensenada nos hemos apresurado a hacer las cosas que no pudimos, como ir al supermercado o hacer pagos. Porque lavar, por ejemplo, ha sido imposible ya que muchísimas colonias hemos estado sin agua hasta por una semana.
En mi caso, y en el de muchos, usamos el agua envasada para beber y con ella hacemos nuestras abluciones personales, lavamos trastes. Pero sería carísimo usarla para lavar ropa, así que hay que ir de todos modos a la lavandería y pagar por el servicio. Y toso eso sin que medie alguna explicación por parte del gobierno, o al menos yo no me he enterado de qué es exactamente lo que ocurre, pues por la radio escucho solamente las quejas de los ciudadanos, pero ninguna respuesta de las autoridades.
Yo puse en mi patio un tambo para recoger el agua de lluvia y es la que he usado para el sanitario y lavar el patio que quedó lleno de tierra luego de las tormentas. Pero no puede ser usada para otra cosa porque no está limpia.

Otra cosa para la que sirvió la tregua es para que el gobierno abriera un poco de brecha para llegar al sur del municipio, pues todas las colonias ubicadas en esa zona sencillamente quedaron incomunicadas, y dos mil familias están en albergues por haber perdido sus casas. Hemos llevado despensas, cobijas y ropa al centro de acopio, y me informaron que primero entregaron todo por avioneta pero que ya estaban entrando camiones pesados para abrir el camino. Ojalá que las lluvias que esperamos para mañana no sean tan graves para que esas familias puedan remediar su situación lo antes posible.

Y bueno, mientras tanto, me lanzaré al acopio de agua para no quedarme sin gota los siguientes días, aprovechando que comenzó a salir agua de la llave...

sábado, 23 de enero de 2010

Las tormentas


No me había resuelto a salir a la calle con las lluvias, además de que no me va bien la postura en el auto para lo de mi columna. Pero Paola me invitó a comer y pasó por mi. En toda la ciudad encontramos baches como albercas, piedras que arrastraron de los cerros las aguas, melenas de palmeras, y uno que otro auto ahogado, como el que vemos en la foto.
Claro que se fue la luz intermitentemente en algunos lugares, y permanentemente en otros. En la carretera de San Antonio de las Minas se tuvo que cerrar el camino, y aquí en la ciudad hay varias calles cerradas al tránsito. También los teléfonos anduvieron erráticos y fueron suspendidas las clases hasta el lunes. Varios negocios del centro se mantuvieron cerrados.
Este sábado hemos tenido una tregua, pero escuché que de nuevo lloverá el martes. Curiosamente, en mi casa que es de todos ustedes, no ha habido agua corriente por varios días, sin que tenga yo conocimiento o explicación al respecto.
Sin embargo no parece haber muchos daños irreparables en cuanto a vidas humanas, o al menos no me he enterado. La temperatura, ahora que no llueve, ha bajado considerablemente y ahora mismo estamos a diez grados afuera y a ocho adentro de mi casa, inexplicablemente. Tengo los dedos helados y me duele teclear, así que me despido.

Invitación


Como no puedo asistir por la distancia, desde aquí un abrazo y una felicitación a Maestro Merino por su exposición. Su obra habla por sí misma, y es una verdadera lástima que no pueda yo verla personalmente esta vez.

jueves, 21 de enero de 2010

Noche de tormenta



Creo que mucha gente no durmió anoche en Ensenada. Los vientos estuvieron muy fuertes, y de vez en cuando se dejó escuchar el zumbido de algún transformador que tronaba. La luz iba y venía intermitentemente y mi techo parecía venirse abajo por las ráfagas. Me sentí como en El Mago de Oz, porque con la "cebolla" que tiene la casa para ventilar, pensé que en cualquier momento saldíamos elevados por los aires por la velocidad a la que giraba.
Todavía nos azotan las ráfagas con lluvia y por radio se ha llamado a la población a no salir de las casas. por as fotos que pongo son tomadas desde mi casa pero igual algunas personas han hecho llamadas al radio informando que sus autos han quedado flotando en la Calle Segunda, que los habitantes de Villas están sin poder salir de sus casas y que algunos otros tienen a los cerros a las puertas de sus casas debido a los deslaves.
Lo que me parece extraño es que no hay señales del Gobierno sobre lo que ocurre. Lo digo porque cuando vivíamos en Monterrey y se presentaba tal contingencia, por la TV se mantenía a la población informada, las empresas avisaban a sus empleados que no se presentaran y hasta nuestros celulares recibían sugerencia del gobierno para que permaneciéramos en casa para resguardarnos.
En las estaciones de radio locales no he encontrado una sola estación que esté cubriendo el fenómeno o informando más formalmente sobre el tema, sólo comentarios esporádicos, chuscos y hasta irresponsables por parte de los locutores...
Bueno, pues esto es Ensenada y aquí estamos, así que habrá que apechugar.
POR OTRO LADO, y ciertamente un dolor en el corazón, HAITÍ. Me preocupan esos niños que han sido sacados del país y dados en adopción porque me parece muy precipitado pero desconozco a fondo cómo se hicieron los trámites. Al parecer las agencias noticiosas de varios países se quejan de que los Estados Unidos han tomado por completo el control del aeropuerto, carreteras y accesos, y en Haití se les acusa de invasión. No cabe duda de que la condición humana puede ser incmprensible...
Y me voy porque se está llendo la luz.

martes, 19 de enero de 2010

La lluvia

Sí, cayó a cántaros y con mucho aire por la noche. La lluvia es, en efecto, un arrullo para muchos de nosotros. Cuando vivía en Orizaba, donde nací, muchas veces la lluvia me calaba más que los huesos. Como éramos pobres, la única ropa de abrigo que tenía se empapaba y, o la usaba así, o me quedaba sin cubrir, y quizá por eso me sentía tan desprotegida y friolenta con la lluvia. Teníamos que secar la ropa con la plancha, y por semanas enteras no había más que agua,. Caminaba aterida hacia la escuela y me avergonzaba que me vieran siempre con la ropa mojada...
Pero la lluvia es encantadora pese a todo, porque no dejo de disfrutarla y ahora la sensacióna para mí es diferente, porque "puedo ver llover", es decir, estoy bajo abrigo y encuentro esa otra cara del agua, la que me hace sentir arrullada y cobijada, me provoca encender velas y mirar por la ventana.
No fue dejar de dormir por la lluvia, sino encontrar el sueño en su canción...

lunes, 18 de enero de 2010

Esta mañana me enteré en el programa radiofónico de Carmen Aristegui, y en la voz de uno de sus invitados, Lorenzo Mayer, que Haití no solamente fue una colonia francesa en el S.XVIII, sino que los ahora denominados haitianos eran llevados a la isla de diferentes partes para trabajar, ya que se producían cantidades gigantescas de azúcar y café, que Francia aprovechó y por cuya causa tuvo gran riqueza.
Los esclavos eran explotados al grado que no se podían reproducir, y se mantenían trabajando hasta el agotamiento final, que era la muerte. Jamás fueron curados o sanados porque eso costaba dinero. Una vez morían, eran sustituidos por otros.
Dado que los esclavos provenían de diferentes culturas, no había una unidad que permitiera que tuvieran una entidad como nación, y aunando las condiciones de esclavitud, esto provocó que ocurriera un fenómeno prácticamente único que se denomina "sociedad fallida", y es debido a eso que a pesar de su independencia no haya podido salir adelante, ya que sin identidad ni unidad ni recursos pues sus pobladores tenían distintas lenguas, cultura y costumbres,sencillamente cómo.
Después fue Estados Unidos quien partió ahí el pastel, y ahora yo me pregunto si tanto Francia como USA estarán dispuestos a devolver a ese sufrido país una ínfima parte de lo que le fue despojado...
Y mientras tanto, nuestra conciencia social ¿nos llevará a donar siquiera una caja de botellas de agua?

Por otra parte: sigo aplicando calor a mi zona de la columna que lo necesita, y me voy sintiendo mejor que los otros días. Gracias Gustavo, Alex, Edgar, amigos, por estar al tanto.

Felicidades a mi querido amigo poeta Óscar Wong, que ahora está a cargo de la Dirección de Publicaciones del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes en Chiapas, donde sabemos que están de plácemes por el nombramiento.

Esta tarde-noche, según pronóstico y Protección Civil, esperamos fuertes lluvias en la zona costera del estado, por lo que me preparo para el ruiderazo ya que mi techo de madera, si tal sucede, no irá a darme tregua.

domingo, 17 de enero de 2010

Ahora que nos llega el frío

a la ciudad, pues afortunadamente para nosotros, Ensenada ha tenido un clima de primavera mientras en el resto del mundo la gente se congela, mi muy atinada master reiki de cabecera y amiga vino a casa para darme una sesión y me dijo que tenía yo mucho frío en los huesos de la columna, los nervios, las articulaciones... Me aplicó un aceite y quedó de volver en la semana para seguirme ayudando.
Sus palabras las tomé literalmente y por consejo e insistencia de Alex, localicé un cojincito eléctrico que tenía guardado, lo enchufé y lo amarré a mi cintura cual moderna geisha, lo cual me condujo a estarme quieta por buen rato. La sorpresa fue que mi dolor de semanas disminuyó como en ochenta por ciento!. Claro, el reposo forzado también ha de tener algo que ver, pero pasé una buena noche después de muchísimas malas. Tengo todavía muy doloridos los músculos del cuello y la espalda debido a la tensión de dolor por tanto tiempo, pero mi columna parece estar mejor.
De todos modos, no puedo estar mucho tiempo sentada, de modo que esta es una entrega breve...¡Abur!

jueves, 14 de enero de 2010

Estos días...


Transcurren de prisa, como si los calendarios quisieran sacudirse rápidamente de los días. Y sin embargo, no tengo un nuevo cuadro, algún poema, una sorpresa...
¿En dónde se han metido tantas horas? Entre los pliegues de mi piel, seguro.
Mi columna espinuda todavía me da molestias aunque ya puedo dormir un poco más. Mi autito está en el taller. Mi amiga Iris en Cuernavaca, Maestro Merino en La Paz, Mauricio en el DF, la Maga en Chihuahua, Carmen en Phoenix, la otra Carmen en Cuba, Julia en Costa Rica, la entrañable Marielena en el DF...¡¡¡¡A U X I L I O O O O O O!!!!
(Ya sé, soy injusta, pero ¿cómo evitar sentirme sola con todas esas sirenas cantando en otros mares?)

sábado, 9 de enero de 2010

Vinieron los Reyes


Con la rosca tradicional que por primera vez compré en la Panificadora Bahía, que tiene un excelente pan. Más cara y pequeña que las demás en el mercado, pero realmente excelente. Lo extraño esta vez fue el tamaño: nunca había partido una rosca tan pequeña en casa, pero claro, con tantas ausencias...
De todos modos, fue felíz día de reyes, primero en casa de Alex y luego en ésta, que es de todos ustedes, por eso les comparto mi mesa.
A mis invitados les dejaron de regalo un pequeño rompecabezas que está en los frasquitos de vidrio. Hasta ahora no he visto ninguno armado, así que avísenme cuando alguien lo tenga.
El clima en el puerto, contrario al resto del país, es delicioso, con días veraniegos que nos permiten disfrutar del sol y estar sin frío, que llega sólo cuando oscurece, a partir de las cinco de la tarde. Ha habido cielos espectaculares, y en general, aquí el invierno ha tardado en llegar.

viernes, 8 de enero de 2010

Columna de espinas




Parece que quiso que iniciara el año creyendo que va a ser difícil, pero no se lo voy a creer.
Mi columna tiene semanas doliendo y en esta última ha sido extremadamente difícil no perder la calma a causa del dolor. He detenido las lágrimas para no dejarme ir. Las noches son lo más difícil, no puedo sostener una postura por un minuto completo. Duermo por cansancio más o menos durante una hora, despierto, me muevo muchísimo intentando acomodarme, me vuelve a vencer el sueño, a la hora despierto y así por una semana, con todo y pastillas para dormir.
Esta noche ha sido particularmente difícil y casi no dormí, además que desperté a las cuatro de la mañana.
Lo triste es no tener la perspectiva de poder consultar con un buen médico para que me recete algo para el dolor, pues ya se sabe que mi columna no tiene remedio. Estamos sometidos en esta ciudad a un grupo de médicos no actualizados que se sienten cocacolas en el desierto, cobran tarifas carísimas y es raro que su diagnóstico sea atinado, sin contar con lo carísimo de los medicamentos.
Hace dos años conocí a un maestro naturista chino a quien fui a consultar y con masajes me alivió por mucho tiempo, pero enfermó seriamente y no puede seguir ejerciendo, además de que ya no vive aquí.
Me quedan la paciencia y la inmovilidad, cosas que no se me dan demasiado. Bueno, la paciencia sí pero la inmovilidad me resulta harto difícil. Ayer ayudé a Yadira a pintar una habitación de su casa y éste es mi resultado. Lo hice porque me sentía mejor debido a unas pastillas, pero ahora me doy de topes por necia.
Este día me prometo solemnemente no volver a caer en tentación y mantenerme quieta. No, no lo más quieta posible como estuve a punto de escribir, sino realmente quieta...
Más vale que me sirva de algo.

martes, 5 de enero de 2010

Otra vez

La esperanza es un brote que aunque a veces no lo podamos ver, constantemente germina y reverdece. Es tan pródiga que el más leve motivo la impulsa a salir a la luz, buscar al sol que la alimente, al aire que la ponga a respirar.
Así me pasó anoche, al ver una fotografía de hace muchos años. Me vi joven y llena de ilusiones, viviendo un momento intenso de mi vida y pensé que ya no soy esa, pero sé que soy la misma por debajo de las marcas en la piel o por encima de mis dolores de huesos. Soy la misma porque aún tengo ese corazón que palpitaba en busca de la vida y del amor. Soy la misma porque sigo siendo tierra donde se sueña y siembra. Soy la misma de hace veinte años, con ese joven corazón, con algunas ideas más claras, con ciertos miedos ya vencidos y con muchos pasos caminados pero con más por andar.
Entonces dormí suave el poco sueño que me dio mi dolor de columna como tregua, dormí mecida en ese ayer que ahora me da forma, en ese amor que todavía me cobija.
Y desperté con dolor, pero con savia.

Adiós, Gitano


Luego de lo que debió ser una difícil agonía, Sandro de América descansa en paz. Sobra decir lo que nos dio su talento y su apostura. Uno más de los legendarios artistas que de verdad transmitían sentimientos y emociones, seres de carne y hueso que compartían con nosotros su pasión.

domingo, 3 de enero de 2010

Año Nuevo

Así la mañana picoteada de sol,
salpicada de briznas que ha dejado la noche;
así la nube enredada entre los árboles,
velo de bruma que mece nuevos brotes.
Así, como pautar la canción que trae la sangre,
como tener entendimiento de los pulsos,
como medir la lejanía del horizonte.
Así es vivir cuando la vida empieza,
cuando nada borroso empaña las miradas
y las manos, ahítas, nunca están vacías.

Así la noche derramada de plata,
la sola luna mecida en su canción.
Como tender los hilos a todos los cometas,
como pesar la oscuridad en su tibieza.
Como soñar con la piel y con los pasos,
como beber la lluvia,
como querer que siga dando vueltas
el tiovivo feliz del año que comienza.

sábado, 2 de enero de 2010

Dice Merino,


mi amigo y creador de esta obra, que se propone alterar cada día, porque si están grises los hará coloridos y si tienen color los llenará de paisajes; dice que hay que asomarse a la vida como si fuéramos estrellas de cine; que hay que enferntar los días con el corazón calientito; que hay que aspirar los olores deliciosos.
Si, querido, yo me sumo a tu propósito de plantarme hacia adelante, en lo que canta el gallo del amanecer.