lunes, 8 de noviembre de 2010

Heladas: la ciudad, Nube y yo

El departamento está a 14 grados y casi desde que llegué descubrí que no traje abrigo ni chamarra. Estoy enrollada en una cobija de la Nube, que está envuelta en una sábana de franela de la que no asoma ni los ojos, y tengo puestos dos pares de calcetines, unos míos y otros enormes de mi hijo. Mis dedos  saltan erráticos por el teclado porque tengo las manos congeladas y me di a la tarea de encender velas por todo el departamento para intentar calentarlo.
Me gustaría que mañana hiciera menos frío, pero sé que no puedo ser tan optimista. así y todo, creo que vendrán algunos amigos a la presentación de mi poemario. Las generosas presentadoras, Estela Guerra y María Elena Solórzano, invitan el café o chocolate para el frío durante la lectura. Mi amiga Alicia Olivera quedó de traerme un rebozo porque no traje con qué cubrirme el pescuezo y no tolero el aire helado. Mauricio dijo que necesito ir por unos guantes, a ver si al rato en el centro de Azcapotzalco, donde hay de todo como en botica...

No hay comentarios: