domingo, 19 de septiembre de 2010

Supongo que tiene que doler

Primero procuré poner toda mi atención en lo que él me indicaba señalando con sus ágiles dedos sobre una columna vertebral falsa, cada indicación que hacía su asistente acerca de mi diagnóstico de la resonancia. Me tomó por sorpresa ver que la parte inferior de mi columna está rotada y las vértebras "chuecas", los orificios a medio obstruir la médula, la escoliosis, la "inestabilidad", los 1.9 mm de diferencia que la hacen vascular... y el hombre preguntando sorprendido si había yo podido llegar caminando. Claro, con muchísimas dificultades y dolor.
Le comenté que anteriormente me habían dicho que era algo congénito. Me dijo entonces que de seguro mi madre ya estaría en peores condiciones, pero ella está totalmente sana gracias a Dios. No, mi padre tampoco tuvo ese problema.
Entonces vino lo peor, porque dijo que en tal caso se debe a traumatismos por golpes. Fue cuando me di cuenta de que estaba yo llorando... pensé en mi padre, en su furia alcoholizada y en los palos de la escoba rompiéndose en nuestra espalda...
El médico quiropráctico que ahora me atiende dice que es un problema severo que llevará mucho tiempo de aliviar, y que no puede hacer todo lo que quisiera por mi columna, pero me va a dar alivio. Por lo pronto no me puedo mover nada durante 48 horas, según sus indicaciones.
Pero no dejo de pensar en que quizá podría estar sana... y siento una enorme tristeza.

No hay comentarios: