viernes, 2 de julio de 2010

Comienzos

Así la mañana picoteada de sol,
salpicada de briznas que ha dejado la noche;
así la nube enredada entre los árboles
velo de bruma que mece nuevos brotes.
Así, como canción que trae la sangre,
como tener entendimiento de los pulsos,
como medir la lejanía del horizonte.

Así es vivir cuando la vida empieza,
cuando nada borroso empaña la mirada
y las manos, ahítas, nunca están vacías.

Así la noche derramada de plata,
la sola luna mecida en su canción.
Como tender los hilos a todos los cometas,
como pesar la oscuridad en su tibieza.

Como soñar con la piel y con los pasos,
como beber la lluvia,
como querer que siga dando vueltas
el tiovivo feliz del ciclo que comienza.

No hay comentarios: